Buscar

Beneficios potenciales para la salud del agua de mar profundo: una reseña

Medicina Complementaria y Alternativa Basada en la Evidencia:

ESTUDIO EN EL QUE PARTICIPARON:


Traducción al español realizada por el equipo de PANAKOS® Agua de Mar Profundo


Samihah Zura Mohd Nani,1,2,3 F. A. A. Majid,2,3,4 A. B. Jaafar,2,5 A.Mahdzir,1,2 y M. N. Musa2 1Malaysian-Japan International Institute of Technology, Universiti Teknologi Malaysia, 54100 Kuala Lumpur, Malaysia

2UTM Ocean Thermal Energy Centre (OTEC), Universiti Teknologi Malaysia, 54100 Kuala Lumpur, Malaysia 3Tissue Culture Engineering Research Laboratory, Faculty of Chemical Engineering, Universiti Teknologi Malaysia, 81310 Skudai, Johor, Malaysia 4Institute of Marine Biotechnology, Universiti Malaysia Terengganu, 23000 Kuala Terengganu, Terengganu, Malaysia

5Perdana School of Science, Technology, Innovation and Policy, Universiti Teknologi Malaysia, 54100 Kuala Lumpur, Malaysia

Recibido 8 Junio 2016; Aceptado 27 Octubre 2016

Editor académico: Norman Temple Derechos reservados © 2016 Samihah Zura Mohd Nani et al. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo la Creative Commons Attribution License.


Abstracto

El agua de mar profundo comúnmente se refiere a un cuerpo de agua de mar que se bombea desde la profundidad. Por lo general, se asocia con las siguientes características: baja temperatura, alta pureza y ser rico en nutrientes, a saber, elementos beneficiosos, que incluyen magnesio, calcio, potasio, cromo, selenio, zinc y vanadio. Menos fotosíntesis de plancton de plantas, consumo de nutrientes y descomposición orgánica han causado que muchos nutrientes permanezcan allí. Debido a esto, tiene potencial para convertirse en una buena fuente de salud. La investigación ha demostrado que puede ayudar a superar problemas de salud especialmente relacionados con enfermedades asociadas al estilo de vida, como enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, cáncer y problemas de la piel. Este documento revisa los posibles beneficios para la salud al referirse a los hallazgos de investigaciones previas.


1. Introducción

El agua es el componente crucial para todos los seres vivos. Por ejemplo, los seres humanos necesitan agua para muchas funciones, como para regular la temperatura corporal, mejorar el metabolismo del cuerpo y proporcionar minerales que son esenciales para el cuerpo. Hay muchas fuentes de agua, como agua superficial, acuíferos, manantiales y agua de mar. Mientras tanto, el agua de mar profundo también puede ser una buena fuente de agua. Es beneficioso ya que podría suministrar minerales que son esenciales para la salud. El agua de mar profundo por lo general, se asocia con las siguientes características: baja temperatura, alta pureza y ser rico en nutrientes, es decir, elementos beneficiosos. Debido a que su ubicación está lejos de la radiación solar, tiene una actividad bacteriana mínima o nula. Una menor fotosíntesis del plancton de las plantas, el consumo de nutrientes y una gran cantidad de descomposición orgánica provocan que permanezcan allí abundantes nutrientes. La abundancia de material inorgánico aumenta cuando se aumenta la profundidad del agua de mar. Estas características han llamado la atención para la investigación especialmente por sus numerosos minerales beneficiosos, que incluyen magnesio (Mg), calcio (Ca), potasio (K), cromo (Cr), selenio (Se), zinc (Zn) y vanadio (V) Se ha comprobado que tiene un alto contenido de minerales en comparación con otras fuentes de agua. La gente generalmente consume agua potable embotellada. Sorprendentemente, se ha informado que esa agua embotellada que está disponible en el mercado tiene un bajo contenido mineral. Esto se debe al proceso común en el que se somete el agua potable, como la ósmosis inversa y la filtración, que elimina el contenido de minerales en su interior. De manera prometedora, el agua de mar profundo puede ofrecer muchos minerales para la producción de agua potable y otros derivados.


2. Minerales en agua de mar profundo

El agua de mar profundo contiene muchos tipos de minerales, como Mg, Ca, Cl, Na, K, Se y V, como se muestra en la Tabla 1. De hecho, es más abundante en minerales en comparación con el agua de mar superficial. El ejemplo de la diferencia entre la cantidad de minerales entre el agua de mar profundo y el agua de mar de la superficie se muestran en las Tablas 1 y 2. El agua de mar profundo es una buena fuente de nutrientes y podría reclamarse como un proveedor de nutrientes, ya que los minerales que contiene proporcionan muchos beneficios para la salud. Por ejemplo, el Mg es significativo para muchos procesos fisiológicos en el cuerpo, como el metabolismo de la energía y las funciones enzimáticas. El Mg es capaz de reducir la acumulación de lípidos en la aorta de individuos que tienen un alto consumo de colesterol. Además de eso, el Mg es beneficioso para las personas que tienen enfermedades cardiovasculares, ya que puede reducir el potencial de un ataque al corazón al dilatar los vasos sanguíneos y detener los espasmos en los músculos del corazón y las paredes de los vasos sanguíneos. También es capaz de reducir el riesgo de obesidad, diabetes y asma. El agua potable, que tiene un alto contenido de Mg, ha mostrado mayores efectos inhibidores en la diferenciación de los adipocitos, lo que significa que la síntesis de las células grasas puede ser ralentizada por el Mg. Ca es uno de los principales minerales para los humanos. Tiene muchos beneficios para la salud, como el desarrollo óseo y la densidad, y actúa como cofactor fundamental de varias enzimas necesarias para el metabolismo energético. La ingesta adecuada de Ca puede ayudar a reducir los riesgos de enfermedad cardiovascular, obesidad y algunas formas de cáncer. Una dieta alta en Ca es capaz de aumentar la lipólisis y preservar la termogénesis durante la restricción calórica, de una manera que acelera marcadamente la pérdida de peso. Cr es un nutriente esencial que se requiere para el metabolismo de carbohidratos y lípidos. Tiene propiedades antioxidantes que son útiles para expandir la vida celular. V tiene el potencial de reducir los lípidos y ha demostrado su eficacia en la inhibición de la diferenciación adipocítica de las células grasas. Hay muchos beneficios de otros elementos en el agua de mar profundo para la salud, que aún no se han dilucidado, particularmente para los oligoelementos. La cantidad total de cada elemento contenido en el agua de mar profundo se ha estimado en función de la concentración promedio de cada elemento. El volumen total de agua de mar profundo que fue analizada es de 1.35 × 1018 m3


Tabla 1: Total de elementos en el AGUA DE MAR PROFUNDO


Elemento/Total (10^6 ton) mg/L


CI 26,120,000,000

Na 14,550,000,000

Mg 1,728,000,000

S 1,312,000,000

Ca 556,000,000

K 538,000,000

Br 90,000,000

C 36,000,000

N 11,700,000

Sr 10,500,000

B 6,100,000

O 3,800,000

Si 3,800,000

F 1,900,000

Ar 840,000

Li 240,000

Rb 160,000

P 84,000

I 78,000

Ba 20,000

Mo 14,000

U 4,300

V 2,700

As 1,600

Ni 650

Zn 470

Kr 420

Cs 413

Cr 271

Sb 270

Ne 216

Se 209

Cu 202

Cd 94

Xe 89

Fe 40

Al 40

Mg 27

Y 22

Zr 20

TI 17

W 13

Re 11

He 10

Ti 8.8

La 7.6

Ge 2.4

Nb <7

Hf 4.6

Nd 4.4

Ta <3

Ag 2.7

Co 1.6

Ga 1.6

Er 1.6

Yb 1.6

Dy 1.5

Gd 1.2

Pr 0.9

Ce 0.9

Se 0.9

Sm 0.8

Sn 0.7

Ho 0.5

Lu 0.3

Be 0.3

Tm 0.3

Eu 0.2

Hg 0.2

Rh 0.1

Te 0.1

Pd 0.008

Pt 0.07

Bi 0.04

Au 0.03

Th 0.02

In 0.01

Ru <0.006

Os 0.003

Ir 0.0002


Tabla 2: Total de elementos en el AGUA DE MAR DE LA SUPERFICIE (mg/L)


Na 10800

K 392

Ca 411

Mg 1290

Sr 8.1

B 4.45

Fe 0.003

Li 0.17

Cu 0.0009

Co 0.0004

Mo 0.01

Ni 0.0066

Cr 0.0002

Rb 0.12

Si 2.9

V 0.002

F 13

Br 67.3

I 0.064


3. Beneficios potenciales del agua de mar profundo para la salud

Muchos investigadores y científicos han realizado estudios sobre el agua de mar profundo. Los minerales que contiene han demostrado mejorar muchos problemas de salud. Los posibles beneficios para la salud se describen a continuación proporcionando algunos de los mecanismos involucrados. Los hallazgos que se han revisado en este documento son significativos y se han realizado comparaciones entre el grupo tratado y el grupo de control.


3.1. Mejora de los perfiles de colesterol

Los beneficios más prometedores que se pueden obtener de la ingesta de agua de mar profundo son capaces de mejorar los perfiles de colesterol en el plasma y el hígado, respectivamente. Sus aplicaciones han reducido los niveles de triglicéridos (TG), niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (no HDL-C) y colesterol total (CT) en el plasma y el hígado de modelos animales, respectivamente. El agua potable producida por agua de mar, que contiene Mg de 600 y 1000 ppm, puede reducir los niveles de colesterol en un 18% y un 15%, respectivamente. Curiosamente, un estudio del consumo de agua de mar profundo por individuos hipercolesterolémicos demostró que podría reducir la citotoxicidad y las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y la peroxidación lipídica disminuida en esos sujetos. Los mecanismos para mejorar los perfiles de colesterol están asociados con la regulación positiva del receptor de lipoproteínas de baja densidad hepático y la expresión del gen de la colesterol-7a-hidroxilasa (CYP7A1), que están implicados en el catabolismo del colesterol. Una ingesta de agua de mar profundo dio como resultado un mayor colesterol fecal y excreciones de ácidos biliares, disminuyendo así los niveles de citotoxicidad. El agua de mar profundo disminuye el contenido de lípidos de los hepatocitos mediante la activación de la proteína quinasa activada por adenosín monofosfato (AMP), inhibiendo la síntesis de colesterol y ácidos grasos.


3.2. Protección contra problemas cardiovasculares

El agua de mar profundo proporciona protección contra enfermedades cardiovasculares al disminuir los niveles de TC, TG, índice aterogénico y malondialdehído (MDA), al tiempo que aumenta la capacidad antioxidante equivalente trolox en plasma (TEAC). El mecanismo molecular de su protección cardiovascular es a través de la regulación positiva de los receptores de las lipoproteínas de baja densidad hepáticas (receptores de LDL) y las expresiones del gen CYP7A1. Los efectos cardioprotectores de la misma se probaron aún más, cuando su aplicación puede reducir la arquitectura cardíaca anormal y la apoptosis y mejorar la señalización de supervivencia cardíaca del receptor del factor 1 de crecimiento similar a la insulina (IGF-1R). También puede mejorar la hemodinámica cardiovascular en el estudio realizado por Katsuda et al.


3.3. Prevención de aterogénesis

La aterogénesis es la formación de placa en el revestimiento interno de una arteria, que deposita sustancias grasas, colesterol, productos de desecho celular, calcio y otras sustancias. El tratamiento con agua de mar profundo fue capaz de prevenir el proceso de aterogénesis. El agua de mar profundo con la dureza de 300, 900 y 1500 había disminuido significativamente el índice aterogénico [(-C) / HDL-C]. Los efectos antiaterogénicos están asociados con la estimulación de la proteína quinasa activada por 5-adenosina monofosfato (AMPK) y la consecuente inhibición de la fosforilación de la acetil-CoA carboxilasa (ACC). AMPK juega un papel importante en el metabolismo de los lípidos a través de la inhibición de la 3-hidroxi-3-metil-glutaril-CoA reductasa (HMGCR) y ACC y luego inhibe la producción de colesterol. La prevención de la aterogénesis puede evitar graves problemas de salud, como la enfermedad coronaria y el accidente cerebrovascular. El agua de mar profundo tiene propiedades antiaterogénicas debido a la existencia de muchos iones minerales beneficiosos, como Mg y Ca. Por lo tanto, podría promoverse ampliamente para mejorar la protección cardiovascular.


3.4. Reducción de la presión arterial

El agua de mar profundo podría mejorar la hemodinámica cardiovascular y reducir la presión arterial. Las ratas hipertensas que fueron tratadas con agua de mar profundo durante ocho semanas tenían una presión sanguínea menor que el grupo control. Las grasas reducidas y los lípidos en la sangre, como en la arteria, pueden estar asociados con la reducción de la presión arterial. Aun cuando el agua de mar profundo utilizada en el estudio contiene bastante sal, la presión arterial no aumentó. En otro estudio, la aplicación de agua de mar profundo no afectó la presión arterial. Por otra parte, también puede prevenir el trastorno trombótico mediante la supresión de la liberación del inhibidor del activador del plasminógeno tipo 1 de las células endoteliales vasculares humanas. Muchas combinaciones de minerales en el agua de mar profundo, como Mg, Ca y Na, se asocian con una presión arterial reducida. El contenido de Na puede inducir hipertensión, aunque el suplemento de Mg puede disminuir la presión sanguínea mediante la supresión de la actividad adrenérgica y, probablemente, la natriuresis. Es interesante que un alto contenido de Mg puede disminuir la presión sanguínea en presencia de sodio.


3.5. Protección contra la Obesidad

El agua de mar profundo tiene propiedades antiobesidad y se ha demostrado que reduce la grasa y el peso corporal. Se ha reconocido como posible terapia antiobesidad de la naturaleza. La investigación ha informado que el agua de mar profundo fue significativamente capaz de reducir la acumulación de lípidos en los modelos in vitro e in vivo. El estudio con ratones obesos dilucidó que el agua de mar profundo con una dureza de 1000 fue capaz de reducir el peso corporal en un 7%. También aumentó los niveles de proteína plasmática de adiponectina y disminuyó los niveles de proteína plasmática de resistina, RBP4 y proteína de unión a ácidos grasos. Los resultados sugieren que las actividades antiobesidad fueron mediadas por la modulación de la expresión de moléculas específicas de la obesidad. Se suprimió la expresión de genes adipogénicos clave como el receptor activado por proliferador de peroxisoma (PPAR), CCAAT / proteína de unión potenciadora (C / EBP) y proteína de adipocito 2 (aP2) y la expresión del transportador de glucosa 4 ( GLUT4) se incrementó por su aplicación. Los magníficos efectos del agua de mar profundo sobre la obesidad se probaron aún más cuando estimuló la biogénesis mitocondrial, el componente que controla la liberación de energía asociada con el metabolismo de los lípidos. Los iones Mg y Ca juegan un papel como los principales componentes activos para reducir las grasas. Sin embargo, el agua de mar profundo que tiene la misma dureza de 1000 con agua potable que solo contiene iones Mg y Ca ha mostrado pequeños efectos diferentes en el hallazgo de la obesidad. Por lo tanto, esta hipótesis de que el Mg y el Ca no son los factores principales para reducir las grasas, ya que los papeles de muchos elementos en el agua de mar profundo aún no se han dilucidado. Sin embargo, los hallazgos disponibles sobre el estudio clínico mostraron que no hay una diferencia significativa del nivel de TG y el peso corporal, entre los sujetos tratados y los controles.


3.6. Tratamiento para la diabetes

El agua de mar profundo fue capaz de mejorar la intolerancia a la glucosa y suprimir la hiperglucemia, lo que indica su capacidad para tratar la diabetes. Su aplicación había recuperado el tamaño de los islotes pancreáticos de Langerhans y aumentado la secreción de glucagón e insulina. A través de la reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa cuantitativa, el agua de mar profundo mostró resultados de mejora con respecto a la expresión de genes hepáticos implicados en la glucogenólisis y la oxidación de la glucosa. Mientras que en los músculos, la absorción de glucosa, la β-oxidación y la oxidación de la glucosa se incrementaron por su suplementación. El agua de mar profundo aumentó la fosforilación de IRS-1, LKB1, AMPK y mTOR, que son moléculas de señalización relacionadas con el metabolismo de los lípidos y la glucosa. Por otra parte, la glucosa en sangre en ratones tratados se redujo por su aplicación. Los niveles de glucosa en plasma en ratones alimentados con agua de mar profundo se redujeron sustancialmente en un 35,4%, en comparación con el grupo control de ratones. Las propiedades antidiabéticas se asociaron con la existencia de iones minerales como Mg y Ca.


3.7. Tratamiento para problemas de piel

El agua de mar profundo también es capaz de tratar problemas de la piel. En un estudio en el que participaron pacientes con síndrome de eccema / dermatitis atópica (AEDS) tratados con agua de mar profundo, se observó una mejoría en los síntomas cutáneos, como inflamación, liquenificación y agrietamiento de la piel. Los pacientes tratados con medicamentos típicamente exhiben un desequilibrio de varios minerales esenciales en el cabello, y algunos tienen minerales tóxicos presentes. A partir de ese estudio, la ingesta de agua de mar profundo ha restaurado los minerales esenciales como el Se y reduce los niveles de minerales tóxicos como el mercurio y el plomo en los pacientes tratados. En otro estudio, la ingesta de agua de mar profundo ha reducido las respuestas alérgicas de la piel y los niveles séricos de IgE total, IgE específica del polen del cedro japonés, interleucina 4 (IL-4), IL-6, IL-13 e IL-18 en pacientes con rinitis alérgica, en comparación con la ingesta de agua destilada que no da esos efectos. El estudio in vivo reveló que el agua de mar profundo puede recuperar la lesión atópica de la piel mejorando los síntomas de la piel como edema, eritema, sequedad, picazón, pérdida de agua transepidérmica (TEWL), disminución del espesor epidérmico e infiltración de células inflamatorias. Su aplicación puede reducir las respuestas alérgicas cuando se registraron la reducción de los niveles de IgE total y la liberación de histamina. También inhibió la regulación al alza de IgE, histamina y citocinas proinflamatorias (factor de necrosis tumoral α (TNF-α), IL-1β e IL-6) en el plasma. También se observó una relación CD4 + / CD8 + disminuida en linfocitos del bazo en un 10% CDSW. Su aplicación puede reducir la expresión de IL-4 e IL-10 de las células Th2 en el 10% del grupo tratado con CDSW.


3.8. Protección contra problemas hepáticos

Las dietas altas en grasas pueden causar problemas a los sistemas hepáticos. El agua de mar profundo puede brindar protección para problemas hepáticos. En un estudio de Chen et al., ha disminuido la acumulación de lípidos en los hígados, que están asociados con el aumento de los lípidos fecales diarios y las salidas de ácidos biliares. Los niveles de antioxidantes hepáticos también mejoraron gracias a su aplicación, que se comprobó por los altos niveles de capacidad del glutatión hepático y del antioxidante trolox equivalente. El agua de mar profundo pudo regular la homeostasis de los ácidos grasos hepáticos regulando positivamente los genes relacionados con la b-oxidación de ácidos grasos, que son el receptor alfa activado por el proliferador hepático, el receptor X del retinoide alfa y la expresión del gen de la proteína 2 desacoplante. Su aplicación puede atenuar el daño hepático, que se ha demostrado por la reducción del estado de la peroxidación lipídica en los hígados, lo que podría estar relacionado con la reducción del contenido de malondialdehído hepático (MDA). Los índices de daño hepático que son aspartato aminotransferasa (AST) y alanina aminotransferasa (ALT) también se reducen por su aplicación.


3.9. Tratamiento para la fatiga

El agua de mar profundo puede eliminar la fatiga y mejorar la carga de trabajo de ejercicio. Su aplicación ha promovido la resistencia y la reducción del período exhaustivo de las ratas en una prueba de ejercicio. Las proporciones de eliminación de ácido láctico para aumentar el ácido láctico se mejoraron en ratas tratadas con agua de mar profundo. El estudio mostró niveles bajos de nitrógeno ureico en sangre (BUN) de ratas alimentadas con D100 en una dosis de 30 ml / kg · dy D600 en dosis de 6, 12 y 30 ml / kg · d, respectivamente. Como resultado, el contenido de glucógeno hepático había aumentado en las ratas alimentadas con D100 en una dosis de 6 ml / kg · d. El estudio sobre los efectos de agua de mar profundo en humanos también muestra hallazgos significativos. El agua de mar profundo puede acelerar la recuperación de la fatiga física de las personas, después de un desafío físico exhaustivo. Los hallazgos sugieren que ésta enriquece el contenido de boro, magnesio, litio y rubidio para complementar y mejorar la complejidad molecular y celular del ser humano durante el ejercicio, erradicar el daño muscular inducido por el ejercicio y fortalecer la capacidad antioxidante contra el estrés oxidativo.


3.10. Tratamiento para la úlcera estomacal

El agua de mar profundo puede reducir el área de la úlcera, así como la señalización apoptótica en las úlceras duodenales inducidas por ácido acético. Se incrementó la respuesta antioxidante y mejoró la expresión de Bcl-2 y tioredoxin reductasa 1 en un estudio que utilizó ratas. En ese estudio, la ingesta de agua de mar profundo proporciona protección intestinal a través de los mecanismos antioxidantes y antiapoptóticos del selenio (Se) contenido en el agua de mar profundo.


3.11. Prevención del cáncer

El agua de mar profundo es potencial para prevenir el cáncer. Su aplicación puede inhibir la capacidad migratoria de las líneas celulares de cáncer de mama humano en un ensayo de cicatrización de heridas. Los efectos inhibidores del agua de mar profundo en la invasión / metástasis del cáncer de mama que utiliza células MDA-MB-231 parece estar mediado por la señalización de TGF-β y Wnt5a, lo que resulta en la expresión atenuada de CD44. En un estudio que usa células MCF-7 no invasivas, el tratamiento con agua de mar profundo dio como resultado la inhibición de la migración inducida por TPA y la actividad de MMP-9 con una disminución concomitante de los niveles de ARNm de MMP-9, TGF-β, Wnt5a y Wnt3a. El agua de mar profundo también mejora la calidad del té verde preparado con él, en el que mejora la producción de galato de epigalocatequina (EGCG), que podría actuar como un inhibidor de la N-nitrosación, que puede inducir reacciones mutagénicas y perjudiciales para las células.

Recientemente, la comunidad científica ha comenzado a establecer los beneficios para la salud del agua de mar profundo debido a su enriquecimiento en nutrientes y minerales. En este estudio, investigamos los efectos del agua de mar profunda sobre el potencial metastásico de dos líneas celulares de cáncer de mama humano que exhiben fenotipos altamente diferentes. Las células MDA-MB-231 exhiben características tumorales invasivas / metastásicas con capacidad de migración rápida y alta expresión endógena de TGF-β y Wnt5a. El tratamiento con agua de mar profundo inhibe significativamente su capacidad migratoria en un ensayo de cicatrización de heridas. Este efecto inhibidor del agua de mar profundo parece estar mediado por la señalización de TGF-β y Wnt5a, dando como resultado una expresión atenuada de CD44. Además, investigamos el efecto preventivo del agua de mar profundo sobre las características del tumor invasivo / metastásico inducido por 12-O-tetradecanoilforbol-13-acetato (TPA) en células MCF-7 no invasivas. De forma similar a los efectos inhibidores mostrados en las células MDA-MB-231, observamos que el tratamiento del agua de mar profundo dio como resultado la inhibición de la migración inducida por TPA y la actividad de MMP-9 con una disminución concomitante en los niveles de ARNm de MMP-9, TGF-β, Wnt5a y Wnt3a. Tomados en conjunto, nuestros datos muestran que el agua de mar profundo tiene efectos inhibidores sobre la invasión / metástasis del cáncer de mama, lo que sugiere que el agua de mar profundo tiene cierta promesa de mejorar la supervivencia del cáncer al prevenir la metástasis tumoral.


3.12. Mejora en la actividad antibacteriana

El agua de mar profundo tiene efectos prometedores sobre la actividad antibacteriana. Los hallazgos de sus actividades antibacterianas se probaron en los estudios que utilizaron el modelo in vitro, in vivo y clínico. Está comprobado científicamente que el agua de mar profundo es el más potente bactericida del planeta.


3.13. Tratamiento para la catarata

La aplicación de agua de mar profundo puede retrasar el desarrollo de cataratas. Este efecto está asociado con la presencia de contenido de Mg y Ca en el agua de mar profundo.


3.14. Recuperación de la Osteoporosis

El agua de mar profundo tiene potencial terapéutico en osteoporosis. Mostró un aumento significativo en la proliferación de células osteoblásticas (MC3T3). En el estudio in vivo que usa agua de mar profundo durante 4 meses, la densidad mineral ósea (DMO) se mejoró fuertemente seguida por el aumento significativo del número trabecular a través del examen de micro TC. El análisis bioquímico mostró que la actividad de la fosfatasa alcalina sérica (ALP) disminuyó. Las BMSC tratadas con agua de mar profundo mostraron un aumento de los marcadores de diferenciación osteogénica, como BMP2, RUNX2, OPN y OCN, y mejoraron las capacidades de formación de colonias, en comparación con el grupo de control. Los resultados demostraron los potenciales regenerativos de agua de mar profundo en la osteogénesis, demostrando que podría aplicarse potencialmente en la terapia de osteoporosis como medicina complementaria y alternativa (CAM).


4. Efectos del agua de mar profundo en el estado del hígado y el

riñón

A partir de los estudios disponibles, el agua de mar profundo no causó daños al hígado ni a los riñones. En un estudio, a través de individuos in vivo y clínicos, los niveles de ALT, AST y BUN mostraron que no hay una diferencia significativa entre los sujetos tratados y los controles.


5. El Agua de mar profundo es funcional con otras sustancias y es

muy beneficiosa para la salud

Sus usos se aplican a muchos subproductos. Por ejemplo, puede mejorar la actividad antibacteriana del yogurt. Las hojas de té verde que se remojaron en agua de mar profundo tuvieron un aumento en las propiedades antioxidantes y catequinas. Estos hallazgos aumentan el valor de el agua de mar profundo como agua que promueve la salud. La combinación de agua de mar profundo con extracto de hoja de Sesamum indicum (SIE) había evitado la obesidad inducida por la dieta alta en grasas, a través de la activación de AMPK en el tejido adiposo visceral. Además, el agua de mar profundo tiene ventajas para el desarrollo de alimentos de fermentación funcionales. Los factores principales de sus propiedades de salud aumentadas se deben a que puede aumentar la producción de metabolitos funcionales, las funciones de salud intrínsecas del agua de mar profundo y el uso microbiano de mecanismos para convertir los iones inorgánicos absorbidos en iones orgánicos altamente biodisponibles para el cuerpo humano.


6. Discusión y Conclusión

A través de los hallazgos impresionantes de los beneficios del agua de mar profundo para la salud, se sugiere que su utilización se promueva ampliamente. La deficiencia de nutrientes de la población en una región podría abastecerse con agua de mar profundo. El suministro de agua nutritiva es crucial para las personas. La prevalencia de mortalidad cardiovascular y muerte súbita es 10% a 30% mayor en las áreas de aguas blandas, que tienen iones Mg o Ca bajos, en comparación con las áreas de aguas duras que tienen altos iones de Mg o Ca en el suministro de agua. La ingesta de agua de mar profundo tiene el potencial de disminuir los riesgos de enfermedad cardiovascular. La importancia de los contenidos minerales en el agua potable está probada, cuando su ingesta es capaz de reducir la piedra de oxalato de calcio en el riñón de las personas que consumen agua potable rica en minerales como Mg, Ca y bicarbonato. En contraste, el consumo de bajo contenido de calcio en el agua potable ha resultado en un incidente de fractura de cadera en la población noruega. En lugar de estudios epidemiológicos, los investigadores han identificado la importancia del contenido de agua mineral en los estudios experimentales. Según el estudio, los conejos y los hombres que consumieron agua con bajos contenidos de minerales tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, en comparación con el grupo que consumió agua con un alto contenido mineral. El milagro del agua para curar enfermedades se ha discutido progresivamente. Uno de los mecanismos del agua mineral para tratar enfermedades es a través de la existencia de minerales que son capaces de activar los genes de aquaporina, que son responsables del transporte de agua dentro de las células. La falta de activación del gen de la aquaporina se ha relacionado con muchas enfermedades. Los minerales en el AGUA DE MAR PROFUNDO son abundantes y, por lo tanto, podrían ser un factor importante en la cura de enfermedades.


Algunas áreas pueden tener falta de nutrientes en el suelo y los cultivos, lo que puede representar una amenaza para la salud de sus consumidores. El suelo proporciona minerales a las plantas, y a través de las plantas los minerales van a los animales y a los seres humanos. En referencia a la cadena, es una amenaza para la salud de las personas que generalmente dependen de los cultivos y los animales como su principal proveedor de nutrientes. Por ejemplo, la deficiencia de nutrientes en la tierra de Sudáfrica se asoció con muchas enfermedades como la tiroides, los trastornos por deficiencia de yodo (IDD), la enfermedad de Mseleni Joint (MJD), el VIH-SIDA y la insuficiencia de Mg. Además de eso, las aguas subterráneas podrían estar contaminadas con actividades hechas por el hombre, incluidas las industrias, la agricultura y la tala. Estos podrían representar una amenaza para los residentes que usan agua subterránea como fuente de agua potable. Por ejemplo, las actividades agrícolas han causado un aumento en la concentración de nitratos de las aguas subterráneas en la zona de Machang, Malasia, como resultado de la aplicación de fertilizantes. El agua de mar profundo, que está lejos de la contaminación provocada por el hombre, podría proporcionar una fuente de agua segura. El agua de mar profundo no tiene existencia de bacterias patógenas y es altamente pura.


Además, la deficiencia de nutrientes entre las personas también se asoció con los tipos de ingesta diaria de alimentos. Por ejemplo, el consumo regular de alimentos con contenido de fitato había causado la deficiencia de zinc entre los coreanos. El fitato deteriora la biodisponibilidad de zinc. Por lo tanto, elegir los alimentos adecuados es crucial para la ingesta de nutrientes. Las actividades dinámicas en la vida de hoy han causado la tendencia de las personas a elegir comidas rápidas, instantáneas y fáciles de preparar. Este tipo de alimentos generalmente contienen una pequeña cantidad de nutrientes, que no es la fuente más prometedora de ingesta de nutrientes. Los minerales en los alimentos también pueden perderse durante la cocción. En pocas palabras, la ingesta de nutrientes no debe depender únicamente de la ingesta de alimentos. El agua de mar profundo tiene una gran cantidad de minerales para suministrar, y podría proporcionarse en forma de bebidas saludables o suministro de agua, como una alternativa para mantener la fuente de nutrientes. El papel de los minerales en el agua para sanar enfermedades y mantener la salud ya ha sido reconocido. El agua se puede clasificar en unas pocas categorías en función de su contenido total de sal, su actividad biológica mineral y su composición mineral iónica. El esfuerzo para poner al agua de mar profundo como una fuente de agua que sea beneficiosa para la salud debería mejorarse.


Hay muchos hallazgos excelentes de los estudios con respecto a las aplicaciones del agua de mar profundo en los modelos in vitro, como el uso de células 3T3L-1, y en los modelos in vivo, como el uso de ratones y conejos. El agua de mar profundo merece nuevas investigaciones y podría desarrollarse como agua medicada en la prevención y el tratamiento de muchos problemas de salud, especialmente enfermedades relacionadas con el estilo de vida.


Reconocimientos Los autores desean agradecer al Centro de Energía Térmica Oceánica UTM (Universiti Teknologi Malaysia), al Instituto Internacional de Tecnología de Malasia- Japón (Universiti Teknologi Malaysia), y al Instituto de Biotecnología Marina (Universiti Malaysia Terengganu) por el apoyo de este estudio.


Referencias

1. H. S. Hwang, H. A. Kim, S. H. Lee, and J. W. Yun, “Anti-obesity and antidiabetic effects of deep sea water on ob/ob mice,” Marine Biotechnology, vol. 11, no. 4, pp. 531–539, 2009. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 2. S.-I. Katsuda, T. Yasukawa, K. Nakagawa et al., “Deep-sea water improves cardiovascular hemodynamics in kurosawa and kusanagi-hypercholesterolemic (KHC) rabbits,” Biological and Pharmaceutical Bulletin, vol. 31, no. 1, pp. 38–44, 2008. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus

3. A. Z. Aris, R. C. Y. Kam, A. P. Lim, and S. M. Praveena, “Concentration of ions in selected bottled water samples sold in Malaysia,” Applied Water Science, vol. 3, no. 1, pp. 67–75, 2013. View at Publisher · View at Google Scholar 4. Z.-Y. Fu, F. L. Yang, H.-W. Hsu, and Y.-F. Lu, “Drinking deep seawater decreases serum total and low-density lipoprotein-cholesterol in hypercholesterolemic subjects,” Journal of Medicinal Food, vol. 15, no. 6, pp. 535– 541, 2012. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus

5. C.-L. Hsu, Y.-Y. Chang, C.-H. Chiu et al., “Cardiovascular protection of deep- seawater drinking water in high-fat/cholesterol fed hamsters,” Food Chemistry, vol. 127, no. 3, pp. 1146–1152, 2011. View at Publisher· View at Google Scholar · View at Scopus

6. M.-J. Sheu, P.-Y. Chou, W.-H. Lin et al., “Deep sea water modulates blood pressure and exhibits hypolipidemic effects via the AMPK-ACC pathway: An in Vivo Study,” Marine Drugs, vol. 11, no. 6, pp. 2183–2202, 2013. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus

7. S. Ueshima, H. Fukao, K. Okada, and O. Matsuo, “Suppression of the release of type-1 plasminogen activator inhibitor from human vascular endothelial cells by Hawaii deep sea water,” Pathophysiology, vol. 9, no. 2, pp. 103–109, 2003. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus

8. M. M. Takahashi and P. Huang, “Novel renewable natural resource of Deep Ocean Water ( DOW ) and their current and future practical applications,” Kuroshio Science, vol. 6, no. 1, pp. 101–113, 2012. View at Google Scholar 9. M. Michelle and K. A. Beerman, “The major minerals and water,” in Nutritional Sciences: From Fundamentals to Food, pp. 517–525, Peter Marshall, 7th edition, 2007. View at Google Scholar 10. Y. Ouchi, R. E. Tabata, K. Stergiopoulos, F. Sato, A. Hattori, and H. Orimo, “Effect of dietary magnesium on development of atherosclerosis in cholesterol-fed rabbits,” Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology, vol. 10, no. 5, pp. 732–737, 1990. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 11. Q. Faryadi, “The magnificent effect of magnesium to human health: a critical review,” International Journal of Applied Science and Technology, vol. 2, no. 3, pp. 118–126, 2012. View at Google Scholar 12. R. R. Watson, T. Kokot, M. Muc-Wierzgoń, E. Nowakowska-Zajdel, and S. Dzięgielewska-Gęsiak, Nutrition in the Prevention and Treatment of Abdominal Obesity, Elsevier, 2014. 13. H. S. Hwang, S. H. Kim, Y. G. Yoo et al., “Inhibitory effect of deep-sea water on differentiation of 3T3-L1 adipocytes,” Marine Biotechnology, vol. 11, no. 2, pp. 161–168, 2009. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 14. M. B. Zemel, “Regulation of adiposity and obesity risk by dietary calcium: mechanisms and implications,” Journal of the American College of Nutrition, vol. 21, no. 2, pp. 146S–151S, 2002. View at Google Scholar · View at Scopus 15. S. Lewicki, R. Zdanowski, M. Krzyzowska et al., “The role of chromium III in the organism and its possible use in diabetes and obesity treatment,” Annals of Agricultural and Environmental Medicine, vol. 21, no. 2, pp. 331–335, 2014. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 16. A. Pechova and L. Pavlata, “Chromium as an essential nutrient: a review,” Veterinarni Medicina, vol. 52, no. 1, pp. 1–18, 2007. View at Google Scholar · View at Scopus 17. Z. Krejpcio, “Essentiality of chromium for human nutrition and health,” Polish Journal of Environmental Studies, vol. 10, no. 6, pp. 399–404, 2001. View at Google Scholar · View at Scopus 18. A. P. Seale, L. A. De Jesus, M.-C. Park, and Y.-S. Kim, “Vanadium and insulin increase adiponectin production in 3T3-L1 adipocytes,” Pharmacological Research, vol. 54, no. 1, pp. 30–38, 2006. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 19. S. He, J. Hao, W. Peng, P. Qiu, C. Li, and H. Guan, “Modulation of lipid metabolism by deep-sea water in cultured human liver (HepG2) cells,” Marine Biotechnology, vol. 16, no. 2, pp. 219–229, 2014. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 20. M.-H. Chang, B.-S. Tzang, T.-Y. Yang, Y.-C. Hsiao, H.-C. Yang, and Y.-C. Chen, “Effects of deep-seawater on blood lipids and pressure in high-cholesterol dietary mice,” Journal of Food Biochemistry, vol. 35, no. 1, pp. 241–259, 2011. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 21. M. Miyamura, S. Yoshioka, A. Hamada et al., “Difference between deep seawater and surface seawater in the preventive effect of atherosclerosis,” Biological and Pharmaceutical Bulletin, vol. 27, no. 11, pp. 1784–1787, 2004. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 22. M. Kimura, H. Tai, K. Nakagawa, Y. Yokoyama, Y. Ikegami, and T. Takeda, “Effect of drinking water without salt made from deep sea water in lipid metabolism of rats,” in Proceedings of the MTS/IEEE Techno-Ocean ’04: Bridges Across the Oceans (Ocean ’04), pp. 320–321, Kobe, Japan, November 2004. View at Scopus 23. M. Kimura, R. Takeda, T. Takeda et al., “Effect cholesterol level in plasma of rats by drinking high magnesium water made from deep sea water,” in Proceedings of the MTS/IEEE Oceans (OCEANS ’15), pp. 1965–1966, Honolulu, Hawaii, USA, November 2001. View at Scopus 24. S. Yoshioka, A. Hamada, T. Cui et al., “Pharmacological activity of deep-sea water: examination of hyperlipemia prevention and medical treatment effect,” Biological and Pharmaceutical Bulletin, vol. 26, no. 11, pp. 1552–1559, 2003. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 25. J.-L. Shen, T.-C. Hsu, Y.-C. Chen et al., “Effects of deep-sea water on cardiac abnormality in high-cholesterol dietary mice,” Journal of Food Biochemistry, vol. 36, no. 1, pp. 1–11, 2012. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 26. B. G. Ha, J.-E. Park, H.-J. Cho, and Y. H. Shon, “Stimulatory effects of balanced deep sea water on mitochondrial biogenesis and function,” PLoS ONE, vol. 10, no. 6, Article ID e0129972, 2015. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 27. B. G. Ha, J.-E. Park, E. J. Shin, and Y. H. Shon, “Effects of balanced deep-sea water on adipocyte hypertrophy and liver steatosis in high-fat, diet-induced obese mice,” Obesity, vol. 22, no. 7, pp. 1669–1678, 2014. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 28. B. G. Ha, J.-E. Park, E. J. Shin, and Y. H. Shon, “Modulation of glucose metabolism by balanced deep-sea water ameliorates hyperglycemia and pancreatic function in streptozotocin-induced diabetic mice,” PLoS ONE, vol. 9, no. 7, Article ID e102095, 2014. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 29. B. G. Ha, E. J. Shin, J.-E. Park, and Y. H. Shon, “Anti-diabetic effect of balanced deep-sea water and its mode of action in high-fat diet induced diabetic mice,” Marine Drugs, vol. 11, no. 11, pp. 4193–4212, 2013.View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 30. J.-P. Bak, Y.-M. Kim, J. Son, C.-J. Kim, and E.-H. Kim, “Application of concentrated deep sea water inhibits the development of atopic dermatitis-like skin lesions in NC/Nga mice,” BMC Complementary and Alternative Medicine, vol. 12, article no. 108, 2012. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 31. Y. Hataguchi, H. Tai, H. Nakajima, and H. Kimata, “Drinking deep-sea water

restores mineral imbalance in atopic eczema/dermatitis syndrome,” European Journal of Clinical Nutrition, vol. 59, no. 9, pp. 1093–1096, 2005. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 32. H. Kimata, H. Tai, and H. Nakajima, “Reduction of allergic skin responses and serum allergen-specific IgE and IgE-inducing cytokines by drinking deep-sea water in patients with allergic rhinitis,” Oto-Rhino-Laryngologia Nova, vol. 11, no. 6, pp. 302–303, 2001. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 33. I.-S. Chen, Y.-Y. Chang, C.-L. Hsu et al., “Alleviative effects of deep-seawater drinking water on hepatic lipid accumulation and oxidation induced by a high-fat diet,” Journal of the Chinese Medical Association, vol. 76, no. 2, pp. 95–101, 2013. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 34. S.-T. Wang, D.-F. Hwang, R.-H. Chen et al., “Effect of deep sea water on the exercise-induced fatigue of rats,” Journal of Food and Drug Analysis, vol. 17, no. 2, pp. 133–141, 2009. View at Google Scholar · View at Scopus 35. C.-W. Hou, Y.-S. Tsai, W.-H. Jean et al., “Deep ocean mineral water accelerates recovery from physical fatigue,” Journal of the International Society of Sports Nutrition, vol. 10, article 7, 2013. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 36. C.-C. Yang, C.-A. Yao, Y.-R. Lin, J.-C. Yang, and C.-T. Chien, “Deep-sea water containing selenium provides intestinal protection against duodenal ulcers through the upregulation of Bcl-2 and thioredoxin reductase 1,” PLOS ONE, vol. 9, no. 7, Article ID e96006, 2014. View at Publisher · View at Google Scholar· View at Scopus 37. S. Kim, S.-Y. Chun, D.-H. Lee, K.-S. Lee, and K.-S. Nam, “Mineral-enriched deep-sea water inhibits the metastatic potential of human breast cancer cell lines,” International Journal of Oncology, vol. 43, no. 5, pp. 1691–1700, 2013. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 38. M.-S. Bae and S.-C. Lee, “Effect of deep sea water on the antioxidant activity and catechin content of green tea,” Journal of Medicinal Plants Research, vol. 4, no. 16, pp. 1662–1667, 2010. View at Google Scholar · View at Scopus 39. S.-S. Ham, H.-J. Choi, S.-H. Kim, H.-T. Oh, and M.-J. Chung, “Antimutagenic and cytotoxic effects of Kochujang extracts added deep sea water salt and sea tangle,” Journal of the Korean Society of Food Science and Nutrition, vol. 37, no. 4, pp. 410–415, 2008. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 40. N. Nagai and Y. Ito, “Delay of cataract development in the Shumiya cataract rat by water containing enhanced concentrations of magnesium and calcium,” Current Eye Research, vol. 32, no. 5, pp. 439–445, 2007. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 41. N. Nagai, Y. Ito, M. Inomata et al., “Delay of cataract development in the Shumiya cataract rat by the administration of drinking water containing high concentration of magnesium ion,” Biological and Pharmaceutical Bulletin, vol. 29, no. 6, pp. 1234–1238, 2006. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 42. M. Kawada and H. Takeuchi, “Antibacterial activities of refined deep seawater on Helicobacter pylori,” Journal of Genetic Syndromes & Gene Therapy, vol. s1, pp. 2–8, 2013. View at Publisher · View at Google Scholar 43. H.-Y. Liu, M.-C. Liu, M.-F. Wang et al., “Potential osteoporosis recovery by

deep sea water through bone regeneration in SAMP8 mice,” Evidence-based Complementary and Alternative Medicine, vol. 2013, Article ID 161976, 2013. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 44. S. M. Kang, J. W. Jhoo, J. I. Pak, I. K. Kwon, S. K. Lee, and G. Y. Kim, “Effect of yogurt containing deep sea water on health-related serum parameters and intestinal microbiota in mice,” Journal of Dairy Science, vol. 98, no. 9, pp. 5967– 5973, 2015. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 45. H. Yuan, S. Chung, Q. Ma, L. Ye, and G. Piao, “Combination of deep sea water and Sesamum indicum leaf extract prevents high-fat diet-induced obesity through AMPK activation in visceral adipose tissue,” Experimental and Therapeutic Medicine, vol. 11, no. 1, pp. 338–344, 2016. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 46. K. Itoh, T. Kawasaki, and M. Nakamura, “The effects of high oral magnesium supplementation on blood pressure, serum lipids and related variables in apparently healthy Japanese subjects,” British Journal of Nutrition, vol. 78, no. 5, pp. 737–750, 1997. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 47. J. W. Yun, “Possible anti-obesity therapeutics from nature—a review,” Phytochemistry, vol. 71, no. 14-15, pp. 1625–1641, 2010. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 48. C.-L. Lee, “The advantages of deep ocean water for the development of functional fermentation food,” Applied Microbiology and Biotechnology, vol. 99, no. 6, pp. 2523–2531, 2015. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 49. Standard Methods for the Examination of Water and Wastewater. #2340 Hardness, American Public Health Association/American Water Works Association/Water Environment Federation, Washington, DC, USA, 20th edition, 1998. 50. C. M. Villanueva, F. Fernández, N. Malats, J. O. Grimalt, and M. Kogevinas, “Meta-analysis of studies on individual consumption of chlorinated drinking water and bladder cancer,” Journal of Epidemiology and Community Health, vol. 57, no. 3, pp. 166–173, 2003. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 51. S. E. Hrudey, L. C. Backer, A. R. Humpage et al., “Evaluating evidence for association of human bladder cancer with drinking-water chlorination disinfection by-products,” Journal of Toxicology and Environmental Health&Part B: Critical Reviews, vol. 18, no. 5, pp. 213–241, 2015. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 52. C. M. Villanueva, M. Kogevinas, S. Cordier et al., “Assessing exposure and health consequences of chemicals in drinking water: current state of knowledge and research needs,” Environmental Health Perspectives, vol. 122, no. 3, pp. 213– 221, 2014. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 53. M. Rygaard, E. Arvin, and P. J. Binning, “The valuation of water quality: effects of mixing different drinking water qualities,” Water Research, vol. 43, no. 5, pp. 1207–1218, 2009. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 54. P. Garzon and M. J. Eisenberg, “Variation in the mineral content of commercially available bottled waters: implications for health and disease,” American Journal of Medicine, vol. 105, no. 2, pp. 125–130, 1998.View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 55. K. Anne, “Magnesium and calcium in drinking water and heart diseases,” Encyclopedia of Environmental Health, pp. 535–544, 2011. View at Google Scholar 56. M. Mirzazadeh, M. G. Nouran, K. A. Richards, and M. Zare, “Effects of drinking water quality on urinary parameters in men with and without urinary tract stones,” Urology, vol. 79, no. 3, pp. 501–507, 2012. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 57. R. Siener, A. Jahnen, and A. Hesse, “Influence of a mineral water rich in calcium, magnesium and bicarbonate on urine composition and the risk of calcium oxalate crystallization,” European Journal of Clinical Nutrition, vol. 58, no. 2, pp. 270–276, 2004. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 58. A. L. Rodgers, “The influence of South African mineral water on reduction of risk of calcium oxalate kidney stone formation,” South African Medical Journal, vol. 88, no. 4, pp. 448–451, 1998. View at Google Scholar · View at Scopus 59. C. Dahl, A. J. Søgaard, G. S. Tell et al., “Population data on calcium in drinking water and hip fracture: an association may depend on other minerals in water. A NOREPOS Study,” Bone, vol. 81, pp. 292–299, 2015.View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 60. J. Luo, Q. Zhao, L. Zhang et al., “The consumption of low-mineral bottled water increases the risk of cardiovascular disease: an experimental study of rabbits and young men,” International Journal of Cardiology, vol. 168, no. 4, pp. 4454–4456, 2013. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 61. Y. Kitagawa, C. Liu, and X. Ding, “The influence of natural mineral water on aquaporin water permeability and human natural killer cell activity,” Biochemical and Biophysical Research Communications, vol. 409, no. 1, pp. 40–45, 2011. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 62. P. Agre and D. Kozono, “Aquaporin water channels: molecular mechanisms for human diseases,” FEBS Letters, vol. 555, no. 1, pp. 72–78, 2003. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 63. U. C. Gupta and S. C. Gupta, “Sources and deficiency diseases of mineral nutrients in human health and nutrition: a review,” Pedosphere, vol. 24, no. 1, pp. 13–38, 2014. View at Publisher · View at Google Scholar· View at Scopus 64. Y. Hu, E. A. Ehli, J. Kittelsrud et al., “Lipid-lowering effect of berberine in human subjects and rats,” Phytomedicine, vol. 19, no. 10, pp. 861–867, 2012. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 65. N. Islami, S. H. Taib, I. Yusoff, and A. A. Ghani, “Integrated geoelectrical resistivity, hydrochemical and soil property analysis methods to study shallow groundwater in the agriculture area, Machang, Malaysia,” Environmental Earth Sciences, vol. 65, no. 3, pp. 699–712, 2012. View at Publisher · View at Google Scholar· View at Scopus 66. Y. Tsuchiya, A. Watanabe, N. Fujisawa et al., “Effects of desalted deep seawater on hematologic and blood chemical values in mice,” The Tohoku Journal of Experimental Medicine, vol. 203, no. 3, pp. 175–182, 2004.View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 67. H. Joung, G. Nam, S. Yoon, J. Lee, J. E. Shim, and H. Y. Paik, “Bioavailable zinc intake of Korean adults in relation to the phytate content of Korean foods,” Journal of Food Composition and Analysis, vol. 17, no. 6, pp. 713–724, 2004. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 68. M. Krzysik, H. Grajeta, and A. Prescha, “Chromium content in selected convenience and fast foods in Poland,” Food Chemistry, vol. 107, no. 1, pp. 208– 212, 2008. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 69. N. Gerber, M. R. L. Scheeder, and C. Wenk, “The influence of cooking and fat trimming on the actual nutrient intake from meat,” Meat Science, vol. 81, no. 1, pp. 148–154, 2009. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 70. H. Hosseini, M. Mahmoudzadeh, M. Rezaei et al., “Effect of different cooking methods on minerals, vitamins and nutritional quality indices of kutum roach (Rutilus frisii kutum),” Food Chemistry, vol. 148, pp. 86–91, 2014. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 71. L. Petraccia, G. Liberati, S. Giuseppe Masciullo, M. Grassi, and A. Fraioli, “Water, mineral waters and health,” Clinical Nutrition, vol. 25, no. 3, pp. 377–385, 2006. View at Publisher · View at Google Scholar · View at Scopus 72. A. Astel, “Mineral water: types of mineral water,” in Encyclopedia of Food and Health, pp. 763–766, Elsevier, Amsterdam, Netherlands, 2016. View at Google Scholar 73. M. Gauthier, L. Golmen, and D. Lennard, “Ocean Thermal Energy Conversion (OTEC) and Deep Ocean Water Applications (DOWA): market opportunities for european industry,” in New and Renewable Technologies for Sustainable Development, N. H. Afgan and M. D. G. Carvalho, Eds., pp. 655–666, Springer, Boston, Mass, USA, 2002. View at Google Scholar